domingo, 21 de julio de 2013

ENTREVISTA A RUBEN GALUSSO
DIBUJANTE Y PINTOR, LA TAPA DE LA REVISTA ES OBRA SUYA

Estamos con Ruben Galusso, artista
uruguayo radicado en Buenos Aires, una de
sus pinturas engalanan la tapa de este
número de nuestra revista.
-Queremos comenzar preguntándote de
donde sos?
-Sigo siendo uruguayo, del barrio de la
Unión, tanto es así que mi nombre en Skipe
es “rubendelaunion”, no lo dejaré jamás, 36
años en la Argentina pero sigo siendo de la

Unión. Barrio que desgraciadamente la zona
en donde yo vivía se ha venido un poco
abajo. Pero lo sigo queriendo y si pudiera
seguiría viviendo en la Unión.
- De qué calles?
- Y nací en José de Etchegaray a dos o
tres cuadras de lo que se llamó la “cantera
de los presos” y del campo de los Galusso.
Después nos casamos con mi señora y
vivimos en la calle Pérez Galdós. Después
viví un tiempo en Industria y Juanicó. Luego
me vine a Buenos Aires.
- En que año viniste a Buenos Aires?
- Y como casi todo el mundo, a fines del
75. Digamos que no teníamos compromisos
militantes pero la situación de todos modos
no era de la mejor para estar viviendo allá.
A todos los amigos o los habían pasado a
buscar de la comisaría o se habían ido del
país. La cosa no pintaba muy linda y nos
vinimos. A parte queríamos cambiar un poco
de aire también, para intentar algunas
cosas del dibujo acá.
- Desde cuando empezaste con el dibujo?
- Y yo cuando chico en vez de jugar al
fútbol era una especie de ermitaño que me
pasaba siempre tratando de dibujar una
especie de historietas, leyendo libros de
aventuras y revistas de historietas.
Peloduro por ejemplo fue un tipo que me
partió la cabeza. Y un poco más grande
Juan Molina Campos, que no sabía ni quién
era.
- A mi me dio la impresión viendo tus
dibujos que había una influencia grande de
Molina Campos…
- Si, al viejo lo seguí siempre y tengo
reproducciones de Molina Campos y videos…
me encanta. Porque supo hacer un arte
popular.
Siempre se dijo que los almanaques de
Alpargatas Rueda eran la pinacoteca del
hombre de campo, del hombre de barrio y
es verdad. Vos veías que la entendían y la
disfrutaban. Por que vos ves cualquier
lámina de Molina Campos y entendés que te
está contando, conoce lo que hace y lo hacía
con un amor impresionante. Eso me debe
haber marcado mucho.
- Y también te marcó el candombe,
digamos…
- Si pero el candombe ya fue acá en
Buenos Aires, curiosamente. Todo nació…
siempre estuve relacionado acá con
dibujantes de humor y de la historieta.
Llegué a publicar trabajos que me pagaban
en el diario “La Voz” que duró poco
lamentablemente. Después de la dictadura
aparece el diario “La Voz” que era de una
militancia peronista muy especial, pero me
ubique con chistes libres… después en el
suplemento de Crónica en Croniquita hasta
que un día nos rajaron a todos. Nunca se
supo porqué, y pusieron material
norteamericano.
- Hacías caricatura política?
- En “La Voz” podía publicar chistes de lo
que fuera pero a mi me gustaba lo social y
obviamente el medio se prestaba para eso.
Cuando se termina esa etapa, estoy
relacionado con un grupo de humoristas
veteranos de acá y organizan una bienal.
Primera Bienal del Humorismo Gráfico
Internacional. Estos se movieron de tal
manera que donde está Galerías Pacífico
hoy, consiguieron toda esa entrada, una
superficie muy grande.
Creo que intervinieron 30 países.
Recibimos originales de cualquier parte del
mundo. Yo estaba entre los organizadores
de la muestra y entonces les dije de hacer
un stand para Uruguay. Me dijeron que sí. Y
bueno como los medios gráficos uruguayos
ninguno me dio bolilla, mandé cartas a
todos, conseguí a un amigo mio que
trabajaba en publicidad. Él se vino con tres
originales enormes. También el Viejo Fola,
el que dibujaba Pelopincho y Cachirula,
Gumersindo y todas esas cosas, que tuve la
suerte de conocerlo y él me mandó
originales que todavía los tengo. Entonces
hice un panel en el que estaban estas
personas y yo. Habíamos puesto varios
originales y lo más importante el letrero
que decía “Uruguay”. Cuando vi eso armado
con el letrero de Uruguay, casi caigo de
espaldas. Era una cosa que nunca en la vida
sentí.
Entonces mi costumbre era de irme casi
todos los días y estar entre el público.
Siempre me gustó hacer eso, para charlar
con la gente. Y me paraba al lado y
escuchaba lo que la gente decía. Muchos
eran uruguayos y estaban muy contentos
por ver eso que decía Uruguay… y me
cambió la forma de pensar. A partir de ahí,
me empecé a reunirme con amigos y les
empecé a decir que mi intención era dibujar
algo con referencia a mi país.
Entonces hice este razonamiento: el
tango me gustaba, me gustaba la bohemia.
Peo digo el tango está copado por
argentinos, por una cuestión de tamaños y
de publicidad que tiene Argentina.
Con el gaucho lo mismo… Entonces me
digo, qué tenemos? … Descendientes de
africanos, esclavos. Lucharon por la Patria,
acompañaron a Artigas hasta el último
momento. Dije “el negro” es el tema… y ahí
me dí cuenta de que sin saber de candombe,
toda mi vida yo había estado compenetrado
con eso. Cuando muy joven habíamos hecho
con un amigo unos cuadritos para vender en
la Feria de Tristán Narvaja donde pintaba
unos negritos tocando instrumentos
musicales. Todo inventado, yo no tenía la
más remota idea. Después de eso, un día
tenía que hacer un grabado en madera, que
hago… un tipo con su dominó tocando el
tambor!!!
- Lo tenías incorporado.
- Lo más lindo es que yo no iba al tablado.
No entendía las letras de las murgas y esas
cosas chabacanas no me gustaban. Del
candombe, vos veías por la calle 3 o 4
morenos tocando el tambor, medio
borrachos y pidiendo monedas para el vino.
Cosa que era una imagen que no me gustaba.
Cuando vengo para acá ya venía
con una experiencia de haber ido al Teatro
de Verano y empezar a ver murgas y cuando
vi a “La Soberana”, ahí si que se me partió
la cabeza en serio y ahí dije esto es otra
cosa, me gustó la letra, la entendí, vi que
tenían fundamento social que era lo que me
interesaba, y eso ya cuando vine a Buenos
Aires ya lo tenía incorporado. El candombe
ya lo empecé a ver desde otro punto de
vista, a ver el espectáculo, a ver como
estaba armada la coreografía. Empecé a
estudiar la historia del candombe.
- Y que técnica usas para trabajar?
- Sigo siendo muy tradicionalista, sigo
abocetando a carbonilla y luego pinto sobre
cartones preparados o sobre telas. Y utilizo
pintura acrílica que es lo más moderno que
uso. Me encuentro muy cómodo con el
acrílico.
- Y ahora con la modernidad…
- Y ahora estoy incorporando la
computadora, que me sirve para tener
documentación a mano, ya no necesito
recurrir a viejas revistas para ver un
detalle de una pilcha por ejemplo. Ahora

con Internet cuando buscás información la
tenés en el momento. Imprimís y tenés una
reproducción de una “Mama Vieja” por

ejemplo, para saber como eran los vestidos
antes y como son ahora.

Y también estoy muy entusiasmado con la
imagen digital. Es más. Todo lo relacionado
con la computadora me ayudó mucho para
seguir. Yo hubiera abandonado la pintura si
no fuera por la computadora. Hubiera casi
quemado todo lo que tengo, por esos rayes
que todos tenemos por los conflictos que se
presentan que te hacen decir “y para que
sirve todo esto”. Y bueno la tecnología me
ayudó porque desde el día que empecé a
distribuir a través de Internet lo de la
muestra virtual, la gente me escribe
correos haciéndome comentarios de
laburos, desde cualquier parte del mundo. Y
en ciertos momentos de depresión daba la
casualidad que recibía un correo de un tipo
que estaba que se yo, en Estados Unidos,
diciéndome que las imágenes que veía lo
ponían en contacto con su país y una serie
de cosas que me hacían poco menos que
lagrimear. Y los tengo todos esos correos…
la tecnología me sirvió y como!!!.
- Y además para hacer un arte más
popular, no?
- Sii… además para hacer láminas de muy
buena calidad a un costo accesible. Y la
difusión…
En muestravirtualyviajera.blogspot.com
tengo mis trabajos y el blog ya cumplió
cinco años. Un mes atrás había sobrepasado
las 10 mil visitas. Y recibo correos de todas
partes del mundo…
- Bueno, te felicitamos y te agradecemos
mucho tu colaboración en la tapa de nuestra
revista.
- El agradecido soy yo.
Para comunicarse con Ruben Galusso




cel 15 3864 3619

Datos personales

Mi foto
ESTO SOY Soy uruguayo, nací en mi querida tierra el 14 de noviembre de 1945 y radicado en Argentina desde 1976. Aquí comencé a dibujar y pintar (o a intentarlo por lo menos) asistiendo a talleres de dibujo con modelo y además con una corta experiencia en grabado (aguafuerte). Después de haber logrado publicar algo en el campo del humor gráfico, me dediqué a investigar sobre la cultura afro-uruguaya y comencé a pintar el tema del candombe. La fotografía la tecnología y el dibujo han sido desde el principio de mi vida las pasiones que no me abandonaron nunca. Esa extraña mezcla permiten que hoy me maneje entre ellas con cierta facilidad, y ahora con mayor tiempo a mi disposición, sigo estudiando, experimentando e intentando crear en forma permanente.